En Revista Domingo de El Mercurio: Animales chilenos en peligro "LLACA"

Características

La llaca —o yaca— es una de las cuatro especies de marsupiales que hay en Chile, aunque muchas personas no aprecian eso al verlo. “Es confundido con los roedores debido a su apariencia y sus hábitos nocturnos” y esa es una de sus amenazas principales”, dice Rodrigo Villalobos, veterinario de la ONG Informe Tierra y candidato a doctor en Conservación por la Universidad de Minnesota: “Es muy beneficiosa para el medio ambiente porque come insectos y controla las plagas”, explica.

Aunque su dieta consiste principalmente en insectos, también es omnívoro —comen frutos y vegetales—, y hay registros que lo muestran cazando lagartijas. “Si analizas su dentadura, es más como la de un perro, es para la cacería, mientras que un roedor tiene una mandíbula diferente, para otro tipo de dieta”, dice Villalobos.
Su etapa de reproducción va entre la primavera y el verano, de septiembre a marzo. “Pueden tener hasta dos camadas en ese período, y en cada una puede alcanzar las 17 crías”, dice el especialista. Sin embargo, no es posible asegurar la supervivencia de todas. “Esta (la supervivencia) se daría de acuerdo al número de mamas de la hembra, que es entre 11 a 13.

Dónde observarla

Este marsupial tiene una amplia distribución en Chile. Más específicamente, desde el río Loa hasta el Biobío.

Ese “despliegue” geográfico y su categorización como una especie de “preocupación menor” por parte del Reglamento de Clasificación de Especies (RCE), no significa que esté libre de amenazas o que sus poblaciones sean saludables. “Esos análisis de clasificación son bien discutibles, porque siempre se basan en la distribución de la especie. Si ves los estudios, hay escasez de informacion relacionada a que las poblaciones estén saludables en términos de genética o tamaños poblacionales”, dice Villalobos.

En 2016, la ONG Informe Tierra presentó una denuncia por un video en el que se observa cómo una persona maltrata a una llaca apretándola hasta matarla. “La principal amenaza siempre es el hombre y sus variables asociadas como los perros y gatos. En el Manquehue estudiamos a la llaca: es un cerro isla y está rodeado por el desarrollo inmobiliario; eso evita que poblaciones de este animal se puedan comunicar con otras, se fragmenta su hábitat”, dice el veterinario.

En ese sentido, puede parecer una anécdota, pero muestra el perjuicio que la interacción con el hombre produce en estos animales: este año en Quilpué se encontró un ejemplar viviendo en una botella de vino.

Conocer para proteger… El primer paso!

https://merreader.emol.cl/2019/09/15/content/pages/img/big/BS3LKERA.webp?gt=050002

 
 
 
 
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *