Bosques de lengas y los dientes de Navarino
Isla Navarino - Patagonia Chilena

La “Lenga” es una especie arbórea nativa que posee una amplia distribución geográfica en los Bosques Templados de Chile y Argentina.
Es una especie que se caracteriza por presentar un tipo de hoja pequeña de forma elíptica y bordes doble crenados-aserrados, es una especie caduca (sus hojas caen al iniciar la época desfavorable). Su distribución se extiende desde la cordillera de Curicó hasta el Cabo de Hornos y es el principal componente arbóreo de los bosques alto-andinos de la Patagonia.
La lenga, ha sido históricamente cotizada por su madera, por lo que ha sufrido una explotación bastante intensa. Es una especie monoica, lo que quiere decir que presenta flores masculinas y femeninas en el mismo árbol. Los frutos son pequeños y secos.
La forma de crecimiento varía según la altitud, mientras menor sea esta su tamaño aumenta llegando a alcanzar los 30 m, crece en forma arbustiva (3 m) sobre los 1.800 m.s.n.m y en el límite superior del bosque, su forma de crecimiento es achaparrada (<1m). La lenga a veces crece con formas extravagantes, retorcidas, modeladas por el viento. Estas formaciones se llaman krumholz, o “madera retorcida” en alemán.
Al llegar el otoño exhibe una impresionante variedad de colores en las laderas de las montañas. A medida que bajan las temperaturas y disminuye la disposición de luz solar sus hojas cambian del verde a un despliegue de intensos naranjos, rojos y ocres.
En los bosques de lenga se han identificado hasta 93 plantas, 85 líquenes y un número similar de musgos. Por debajo de sus ramas principales, las lengas también proveen refugio a algunas de las especies más carismáticas y ecológicamente significativas que habitan en nuestro territorio, como el Carpintero Negro, el Zorro Culpeo y el Huemul.
La propagación de esta especie se realiza por siembra en septiembre, previo proceso de estratificación húmeda. Se recomienda hacerlo en una bolsa plástica con arena, agregar las semillas y proporcionar suficiente agua como para humedecerla. Luego cerrar la bolsa y colocarla en el refrigerador a 4-5º C durante 90 días. Posteriormente sacarla a semisombra, regar y desmalezar periódicamente. Se sugiere realizar trasplante a los 2 años durante el otoño a macetas individuales. Luego de 1-2 años pueden ser llevadas a su lugar definitivo, con suficiente luz y humedad.

Informémonos, aprendamos y protejamos nuestra biodiversidad! 🌱
Via: JUPEN

Foto: Cristopher Faúndez-Wolff
Conocer para proteger… el primer paso!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *