El grito de auxilio al cual nadie respondió

El atropello de fauna nativa es un problema muy antiguo, pero hasta hace muy poco había sido invisibilizado y minimizado por las autoridades y la opinión pública. Por el contrario a lo que se creía, es en la actualidad unas de las principales causas de pérdida de biodiversidad en Chile. Considerando que por ejemplo quedan menos de 700 tarucas y menos de 500 zorros de Darwin, y con que un ejemplar muera atropellado, es un impacto catastrófico para la especie.

¿Es solo culpa de quien conduce? Pues la respuesta es no, el gran culpable de estas situaciones ha sido el Estado de Chile con sus gobiernos de izquierda y derecha para los cuales jamás ha sido una prioridad proteger, ni educar sobre las especies nativas. Ejemplo de esto es la inexistencia de leyes que protejan en forma explícita a las especies nativas, solo existen referencias vagas las cuales quedan sujetas a la libre interpretación de quien las lee. Se permite la construcción de carreteras sin obligar a las empresas a realizar un estudio de impacto ambiental, no se destinan recursos para la recuperación de las especies en peligro de extinción, se permite el cambio de suelo de santuario de la naturaleza a suelo comercial en forma arbitraria, etc. La única mención a una especie nativa que es posible escuchar a la clase política es al huemul y al Cóndor en época de fiestas patrias o en época electoral, no para proteger la especie, sino más bien para evocar sentimientos chauvinistas baratos, que en nada solucionan el estado de conservación en el cual se encuentran estas especies. Siendo el huemul el animal heráldico de Chile, no existe ninguna medida estatal REAL para su protección, quedando menos de 1500 en el planeta. Con este antecedente ya podrán imaginarse el peor estado de desprotección en el cual se encuentran especies menos conocidas como el Gato de Geoffroy, Gato Andino, Taruca, Comadrejita Trompuda, y la Guiña de la imagen la cual nació en un Chile hostil, vio como destruyeron su bosque, vivió perseguida por perros y cazadores, y terminó su vida como una simple bolsa de basura, atropellada en la carretera.
#PareporlaFaunaNativa

DIFUNDE, COMPARTE, QUE ESTO SE TRANSFORME EN UN PROBLEMA PAÍS.

Foto: Jorge Guajardo Nuñez
Conocer para proteger… el primer paso!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *